Etiquetas

,


Tratamiento-del-sindrome-vertiginoso-2.jpgISTOCKPHOTO/THINKSTOCK

El vértigo es una sensación muy desagradable, en la que sentimos que nosotros –vértigo subjetivo– o nuestro entorno –vértigo objetivo– se está moviendo o girando. Puede tener diversas causas, que son la clave para escoger el mejor tratamiento del síndrome vertiginoso.

Tampoco debemos confundir esto con síntomas de mareo o desmayo, ya que el síndrome vertiginoso tiene una síntomatología propia que incluye náuseas, el movimiento anormal de los ojos y la sudoración. Conozcamos un poco más sobre este problema para descubrir cómo tratarlo.

Causas del vértigo

Como bien dijimos, es importante conocer las causas para poder elegir un tratamiento del síndrome vertiginoso. Por eso, debemos conocer las diferentes causas del vértigo:

Tratamiento-del-sindrome-vertiginoso-1.jpgHEMERA/THINKSTOCK

  • Vértigo posicional paroxístico benigno es la forma más común, y se caracteriza por presentar los síntomas de vértigo tras un movimiento brusco de cabeza.
  • Laberintitis: Este tipo de vértigo es causado por una inflamación en el oído interno; es una aparición repentina de vértigo y suele estar producida por una infección o una bacteria.
  • La enfermedad de Meniere tiene, entre otros síntomas, el vértigo severo.
  • El neuroma acústico, un tipo de tumor del tejido nervioso.
  • El vértigo puede causarse por una disminución del flujo de sangre a la base del cerebro.
  • A menudo el vértigo está relacionado con la esclerosis múltiple.
  • Las migrañas severas en ocasiones también pueden estar acompañadas de vértigo.

Tratamiento del vértigo

Durante un ataque de vértigo, si aún no tenemos diagnosticadas las causas, podemos quedarnos en una habitación oscura y tranquila hasta que se nos pase. También debemos evitar situaciones de estrés en las que el vértigo nos haga sentir peor, levantarnos rápidamente de la cama y hacer actividades en las que tengamos que mirar hacia arriba durante bastante tiempo.

 

Existen diversos medicamentos –según las razones por las que está provocado el vértigo– que se pueden administrar por vía oral, intravenosa o en parches. Por ejemplo, para una infección utilizaremos antibióticos; sin embargo, para algunos casos, como la enfermedad de Meniere, también se pueden pedir otros cuidados específicos, como reducir la ingesta de sal. Otros medicamentos comúnmente administrados son los antihistamínicos y la procolperazina.

Tratamiento-del-sindrome-vertiginoso-3.jpgISTOCKPHOTO/THINKSTOCK

En el caso del vértigo posicional podemos utilizar algunas maniobras físicas para evitarlo. Un ejemplo son las maniobras de Epley, que consiste en que el paciente haga cuatro movimientos de cabeza separados, en los que cada posición se mantiene al menos 30 segundos.

Otro ejemplo es la maniobra de reposicionamiento, que dice que el vértigo se produce por el movimiento de pequeñas piedras en el centro del equilibrio del oído interno. La cabeza se coloca en otras posiciones para que el vértigo desaparezca.

Otros ejercicios para el tratamiento del síndrome vertiginoso son los de Brandt-Daroff, que se repetirán durante tres o cuatro veces al día, dos días seguidos. También es ampliamente utilizada la rehabilitación vestibular, sobre todo en vértigo por laberintitis, neuronitis vestibular y enfermedad de Meniere. Consiste en adaptar al cerebro a recibir los mensajes anormales que le envían los oídos.

En algunos casos, por ejemplo cuando se pierde la audición, se pueden incluso hacer cirugías.

Estos son los tratamientos del síndrome vertiginoso, sin embargo, es muy útil ir a un médico antes de tomar en cuenta algún tratamiento, ya que él verá con claridad por qué está causado nuestro vértigo. ¿Sufres de vértigo? ¿Cómo consigues mejorar los síntomas?

 

Imagen de Lucia Vazquez

PUBLICADO POR:  Lucia Vazquez

About these ads