La ciudad Oculta De Petra


Petra es un bello enigma revelado apenas hace algo más de un siglo; un enigma que hoy sigue asombrando y creciendo, a medida que prosiguen excavaciones que van –de año en año- engrandeciendo el patrimonio visible en este territorio desértico.

Las ciudades romanas de Oriente

El imperio romano tuvo una expansión que alcanzó los confines de Mesopotamia, donde existieron unas ciudades con una vitalidad y cultura hoy inimaginables. En territorios hoy desérticos hubo un notable florecimiento comercial y un urbanismo avanzado. Aún perduran sorprendentes restos arquitectónicos.

En Siria, por ejemplo, estaba Palmira, que alcanzó su época más brillante hacia el siglo III. Allí reinó Zenobia, una mujer ambiciosa que llegó a controlar este territorio oriental y se enfrentó al propio imperio romano. En las ruinas, descubiertas a partir del XVII se aprecian los vestigios de aquella rica urbe, donde confluían estilos romanos y más orientales.

Este tipo de cultura sincrética y avanzada se registra en otros puntos del territorio oriental del imperio, como Dura Europos, que mantuvo una activa vida cultural hasta mediados del siglo III, cuando fue arrasada por los partos. Sinagogas, iglesias cristianas y templos de dioses romanos y orientales muestran su carácter de encrucijada de civilización.

Pero entre las ciudades de este territorio oriental, tal vez la más enigmática y sorprendente es Petra.

Visto en  :  Maestroviejo

 

Periodismo Alternativo

Los creadores de la ciudad de Petra siguieron el movimiento del Sol


SINC

Durante el solsticio de invierno, la luz solar se filtra en el Monasterio de Petra iluminando el pódium de una deidad, momento en el que la silueta de la montaña de enfrente dibuja la cabeza de un león, un animal sagrado

 

El movimiento del Sol sobre los cielos de Petra determinó la forma en que se levantaron los monumentos de esta y otras ciudades nabateas. Así lo revela el análisis estadístico sobre la posición espacial de sus palacios, templos y tumbas efectuado por científicos del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), el CSIC y la Universidad de Perugia (Italia).

Los resultados, que publica la revista Nexus Network Journal, apuntan a que aquellas grandes construcciones se levantaron teniendo en cuentalos equinoccios, los solsticios y otros acontecimientos astronómicos que determinaron la religión de los nabateos. Este antiguo pueblo prosperó entre los siglos I a. C. y I d. C en lo que hoy es Jordania y países cercanos.

“Los monumentos nabateos son maravillosos laboratorios donde interaccionan las características del paisaje y los acontecimientos solares, lunares y de otros astros”, subraya Juan Antonio Belmonte, investigador del IAC y coordinador del trabajo.

“Las orientaciones astronómicas fueron a menudo parte de un plan elaborado –añade– y, posiblemente, una huella de la naturaleza astral de su religión, que mostraba impresionantes ‘hierofanías’ o actos de manifestación de lo sagrado en edificios relacionados con los tiempos de culto y adoración”.

Un ejemplo claro se observa en Ad Deir, el Monasterio de Petra. Durante el solsticio de invierno la luz del sol poniente entra por la puerta del monumento e ilumina el sagrado motab. Se trata de un pódium donde se colocaba unos bloques de piedra que representaban a las divinidades, como el dios Dushara.

“El efecto es espectacular, y solo se puede observar durante unos pocos días próximos a ese solsticio”, comenta Belmonte, que también destaca como justo en ese momento se produce otro fenómeno curioso. Desde el propio motab se observa cómo la puesta del sol recrea sobre las rocas de enfrente la figura de una cabeza de león, el animal de la diosa nabatea Al Uzza.

Los cálculos matemáticos también muestran el trazado astronómico que sigue la tumba de la Urna, otro famoso monumento donde se supone estuvo enterrado el rey Maliko II.

Su puerta principal está centrada con el entorno según la puesta de sol del equinoccio, cuando el día se iguala a la noche, y los rayos solares durante los solsticios de invierno y verano determinan las dos esquinas interiores del edificio.

“Este impresionante conjunto de tres alineaciones en el plan de la obra, en combinación con características significativas en el lejano horizonte, difícilmente puede atribuirse a la casualidad”, subraya Belmonte. “Consideramos que es un intento deliberado para convertir el salón de esta tumba en una especie de cronómetro del tiempo”.

Cuando en el año 446 d.C. el obispo cristiano Jason convirtió la tumba de Urna en la catedral de Petra, los marcadores solsticiales también sirvieron de referencia para determinar la víspera de la Navidad (24 de diciembre) y San Juan (24 de junio), la fecha en que se consagró el monumento a la nueva religión.

ABC.es

Obama hace de turista en Petra al cierre de gira Oriente Próximo


sábado 23 de marzo de 2013 13:02 CET

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se maravilló el sábado ante la monumental ciudad antigua de Petra, en Jordania, donde cerró una gira de cuatro días por Oriente Próximo dejando de lado los asuntos diplomáticos más pesados e hizo de turista por un día. Imagen de Obama delante del Tesoro de Petra el 23 de marzo. REUTERS/Larry Downing

PETRA, Jordania (Reuters) – El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se maravilló el sábado ante la monumental ciudad antigua de Petra, en Jordania, donde cerró una gira de cuatro días por Oriente Próximo dejando de lado los asuntos diplomáticos más pesados e hizo de turista por un día.

La visita llegó tras pasar por Israel y los territorios palestinos y conseguir un acercamiento entre Israel y Turquía, pero después de ofrecer poco más que gestos simbólicos al proceso de paz en la región.

Antes de ir Petra, Obama utilizó su parada en Jordania para reforzar sus críticas al presidente sirio, Bashar el Asad, pero no llegó a prometer ayuda militar a los rebeldes con la que ayudarles a ganar una guerra civil que ya dura dos años y que se ha cobrado 70.000 vidas.

Responsables estadounidenses mostraron en privado su satisfacción con los resultados de la primera gira exterior del segundo mandato de Obama, pero las expectativas eran tan bajas que no fue difícil proclamar “misión cumplida”.

El sábado, convertido en un turista, Obama llegó a Petra en helicóptero en un día soleado y pudo disfrutar de un paseo por las ruinas restauradas de la ciudad que tiene más de 2.000 años y está semiclavada en la roca rojiza.

Los turistas normales habían sido apartados y los guardias del presidente vigilaban cada esquina con sus fusiles de asalto.

“Es espectacular”, dijo el presidente, que llevaba gafas de sol, unos pantalones kaki y una chaqueta oscura, al mirar arriba ante el Tesoro, la primera construcción que se encuentra tras recorrer un desfiladero y que tiene 40 metros de altura. “Es impresionante”.

El presidente estadounidense llegó el viernes a Jordania después de conseguir un inesperado triunfo diplomático en Israel, donde anunció un avance importante en las relaciones del estado judío con Turquía después de una conversación telefónica entre los primeros ministros de los países que habían sido aliados.

El israelí Benjamin Netanyahu pidió disculpas en nombre de su país por matar a nueve ciudadanos turcos en el asalto sobre la flotilla que se dirigía a Gaza en 2010, y los dos aliados de EEUU acordaron normalizar sus relaciones.

La llamada de media hora se hizo en un autobús del aeropuerto de Tel Aviv, en el que Obama y Netanyahu se dirigían al Air Force One.

CONSECUENCIAS DE SIRIA

El acercamiento podría ayudar a Washington a contener posibles consecuencias de la guerra civil en Siria y aliviar el aislamiento diplomático de Israel, que afronta el reto del programa nuclear iraní.

Obama pareció haber conseguido algún avance a la hora de eliminar las suspicacias israelíes hacia él, calmando su temor sobre su compromiso de enfrentarse a Irán si fuera necesario, y mejorando su relación con el “halcón” Netanyahu.

Además, intentó mostrar a los palestinos que no se ha olvidado de sus aspiraciones de tener un estado, pero dejó decepcionados a muchos de ellos, que piensan que ha dado marcha atrás en sus anteriores demandas de que Israel frene la construcción de asentamientos en la Cisjordania ocupada.

El presidente no ofreció nuevas propuestas de paz, pero prometió que su Gobierno se mantendrá implicado, al tiempo que puso la responsabilidad sobre las dos partes para que dejen de lado la desconfianza mutua y reinicien las paralizadas negociaciones.

En Jordania, prometió más ayuda humanitaria en su encuentro con el rey Abdulá de Jordania, un aliado próximo, puesto que su país tiene problemas económicos para afrontar la crisis de refugiados desatada por la guerra en la vecina Siria.

También aprovechó la ocasión para subrayar el escepticismo estadounidense acerca de armar a los rebeldes que tratan de derrocar a Asad, a pesar de la presión de los republicanos y de algunos aliados europeos para hacer más.

Obama advirtió de que una Siria post-Asad podría convertirse en un “reducto” del extremismo islámico e insistió en que es vital ayudar a organizar la oposición siria para evitarlo, aunque no anunció ninguna medida nueva.

/Por Steve Holland/

REUTERS

Obama termina gira en Medio Oriente; visita Petra


AP. El presidente estadounidense Barack Obama contempla la ciudad antigua de Petra en Jordania, el sábado, 23 de marzo de 2013. (AP Foto/Pablo Martínez Monsiváis)

Associated Press Por JULIE PACE | Associated Press 

PETRA, Jordania (AP) — En el papel de turista, el presidente Barack Obama caminó el sábado por los caminos angostos y serpenteantes de la afamada ciudad antigua de Petra en Jordania, donde contempló los elevados acantilados de piedra rojiza y describió el panorama con una sola palabra: “asombroso”.

“Esto es bastante espectacular”, dijo el mandatario, al tiempo que giraba el cuello para ver las elevadas paredes de piedra tras salir de un sendero angosto que conduce a la plaza bañada de sol frente al lugar conocido como el Tesoro.

La fachada de piedra de gran altura es considerada la obra maestra de la ciudad antigua esculpida en la piedra de tono rosado-rojizo por los nabateos hace más de 2.000 años.

Los beduinos llamaron al edificio el Tesoro porque creían que una urna esculpida en la parte alta del lugar contenía grandes tesoros, pero la verdad es que representa un monumento dedicado a la realeza nabatea. En la urna se ven impactos de bala efectuados por personas que intentaron recuperar el tesoro.

Vestido para la ocasión con pantalones color caqui, una chaqueta negra, botas para escalar y lentes de sol, Obama comenzó el recorrido a pie en la entrada a la Siq, una garganta angosta serpenteante entre dos montañas que conduce al centro de Petra.

AP. Miembros del servicio secreto estadounidense recorren la ciudad antigua de Petra, en Jordania, durante la visita al lugar del presidente Barack Obama, el sábado 23 de marzo de 2013. (AP Foto/Pablo)

El camino se abre hacia el Tesoro, después se amplía y se convierte en una calle donde hay sepulturas nabateas esculpidas a ambos lados de las montañas.

El helicóptero presidencial aterrizó el sábado cerca de Petra tras una hora de vuelo desde Amán, la capital de Jordania. Los planes de Obama de visitar la ciudad antigua estuvieron a punto de ser alterados debido a los cielos nublados en Amán, pero el tiempo mejoró durante el vuelo sobre el paisaje escarpado de Jordania.

Petra fue esculpida por los nabateos, árabes antiguos que convirtieron la ciudad en un punto de confluencia crucial para las rutas de la seda, las especias y demás comercio que enlazaba a China, India y el sur de Arabia con Egipto, Siria, Grecia y Roma.

Es el lugar turístico más popular de Jordania, al atraer más de medio millón de visitantes cada año desde 2007. Quizá el sitio es familiar para las personas que vieron la película “Indiana Jones and the Last Crusade” de 1989, de la que algunas escenas fueron filmadas en esta ciudad antigua.

Obama llegó el viernes a Jordania para una visita de 24 horas en la última escala de una gira de cuatro días por el Medio Oriente, la primera al extranjero en su segundo periodo de gobierno. Visitó Israel y Jordania por primera vez como presidente.

El mandatario dedicó la mayor parte del tiempo de la gira a Israel, donde sostuvo reuniones con el primer ministro Benjamin Netanyahu e intentó con un discurso y otras declaraciones públicas tranquilizar a los israelíes de que está comprometido con la seguridad del país.

Obama también hizo una escala breve en la ciudad de Ramalá, en Cisjordania, donde se reunió con autoridades palestinas.

En Amán, el presidente conversó con el rey Abdalá II.

___

Julie Pace está en Twitter como http://twitter.com/jpaceDC